Dónde dormir

Todo lo que necesitas para descansar con nosotros

¡EN CONSTRUCCCIÓN!

La Villa de Rota cuenta con un equipamiento hotelero mediano y de excelente calidad acorde con un modelo turístico local que evita la masificación de otras zonas turísticas litorales.

En la actualidad está compuesto por 8 hoteles, 8 pensiones, 3 apartamentos turísticos y 1 camping, que suman aproximadamente x habitaciones y x camas.

Hoteles Hostales y pensiones Apartamentos Campings
8
8
3
1

Hoteles

Tres se localizan en el centro histórico (Hotel Duque de Nájera 4*, Hotel Caribe 3* y Hotel La Parrita 2*), dos en las zonas residenciales de las afueras (Hotel Playa 4* y Hotel Apartamento La Espadaña 3*) y los cuatro restantes en Costa Ballena (Hotel Elba Costa Ballena Golf & Spa 4*, Hotel Playaballena Spa 4*, Hotel Barceló Costa Ballena Golf & Spa 4*).

Ver HOTELES

Hostales y Pensiones

Situados en el centro histórico (Hostal El Torito, Hostal Sixto, La Española), en la zona de Playa de la Costilla (Hostal Macavi, Hostal Hidalgo), en el centro geográfico (Hostal Giralda) o paralelamente a la playa en dirección a Chipiona (Hostal Hidalgo).

Ver Hostales y pensiones

Apartamentos

Apartamentos

Campings y Albergues

Campings

Alquiler de vivienda privada

Además de los establecimientos turísticos, en la localidad es tradicional el alquiler estival de pisos y apartamentos de propiedad privada. Cualquiera que recorra sus calles durante los meses previos al verano podrá observar sobre muchas fachadas el típico cartel "Se Alquila Agosto" ("For Rent", en el caso de que se desee alquilar exclusivamente a extranjeros o estadounidenses destinados en la Base Aeronaval). El precio del alquiler suele ser alto pero aún así inferior al coste de los establecimientos turísticos ordinarios por la relación huéspedes/precio. Hay que tener en cuenta que muchos de los pisos o apartamentos en alquiler no están declarados como viviendas turísticas y constituyen un claro ejemplo de economía sumergida.

También es tradicional la figura del "correor" (corredor) que pasea todo el día por la calle y suele "parar" habitualmente en algún bar o lugar céntrico. Esta figura pone en contacto a los arrendadores con los arrendatarios y se encarga de acompañar a estos últimos para visitar las viviendas disponibles y negociar el precio del alquiler a cambio de una bonificación por parte del arrendador o ambos, arrendador y arrendatario.

Una breve historia

Aunque la localidad disfruta de una gran tradición turística, no ha sido hasta los últimos años en los que ha desarrollado un tejido hotelero acorde a esta.

El turismo tradicional era de tipo vacacional, conocido como "veraneo" y se llamaba "veraneantes" a los visitantes estivales, en el que familias completas de ciudades de interior -Sevilla, Jerez, Madrid,...- se deplazaban a la Villa durante los meses estivales a segundas viviendas de su propiedad o a las diversas pensiones y hostales desperdigados por la localidad, así como los numerosas viviendas alquiladas durante el verano. Mención especial merecen el ya desaparecido Hostal Balneario Nuestra Sra. del Rosario -terapias con aguas de mar, frías y templadas-, construido a principio de siglo XX a pie de playa en pleno casco antiguo, promotor fundamental del turismo en la localidad. Su antiguo solar a pie de paseo marítimo se ha utilizado para la construcción de unos bellos apartamentos turísticos pendientes de próxima inauguración.

El "explosión" turística de los 60 en España también se dejó sentir en la Villa de Rota, probablemente incentivada por el establecimiento de la Base Naval de Rota a mediados de los 50. El septiembre de 1966 se inaugura el Hotel Playa Costa de la Luz, todo un clásico provincial que ha sabido reciclarse y adaptarse a los tiempos a través un buen programa de reformas. Se sitúa en un lugar emblemático y de extraordinaria belleza, donde las antiguas almadrabas pesqueras, justo frente al Monumento Natural de los Corrales, a pie de playa en un emplazamiento privilegiado donde sería imposible construir ahora.

También de la época, el Complejo Residencial Arroyo Hondo, con 46 chalets y 42 apartamentos familiares, piscina y locales comerciales, muy al estilo del tipo de viviendas suburbiales amadas por los estadounidenses, con pinares y jardines, así como garage privado. En la actualidad son viviendas privadas.

La demanda de los ciudadanos estadounidenses que deseaban convivir fuera de la Base Naval así como las segundas viviendas de los veraneantes resulta en la construcción de numeros chalets unifamiliares que a lo largo de los años han caracterizado la silueta roteña, con escasa construcción de edificios altos.

La burbuja inmobiliaria española de finales de los 90 y principios de los 2000 también tuvo una amplia repercusión en la Villa de Rota. La localidad creció exponencialmente con numerosas urbanizaciones y nuevas barriadas que extendieron al casco urbano hasta la zona de Punta Cándor, configurando el actual núcleo urbano.

También de esta época es el complejo turístico de “Costa Ballena”, de más de 400 hectáreas que se encuentra al norte de la Villa de Rota, en el límite entre Chipiona y Rota, que se reparten sus terrenos, y es considerado uno de los más importantes de las costas andaluzas. Sus cuatro hoteles en la zona roteña supusieron el despegue definitivo de la infraestructuras hoteleras locales.