El general Tod D. Wolters, comandante de EUCOM y comandante supremo aliado de Europa de la OTAN, ha anunciado en el Senate Armed Services Committee en el día de hoy que "otros cierres de instalaciones en bases estadounidenses en Europa son posibles a medida que se propaga el coronavirus". Igualmente, ha solicitado que otros dos destructores cambien su base a Rota .


European Coronavirus is coming...

Según ha testificado el general Tod D. Wolters en el Senate Armed Services Committee en el Capitoll Hill, hoy 25 de febrero de 2020, diversas instalaciones podrían cerrarse en marzo de 2020 debido a la preocupación de la expasión europea del coronavirus. En la ciudad italiana de Vicenza, en la región de Véneto, la Armada de EE.UU. ha cerrado escuelas en la base militar, así como centros de cuidado infantil, gimnasios e iglesias, según informó el portal de noticias militares "Stars and Stripes". Igualmente se desaconseja al personal militar estadounidense viajar a regiones donde haya grupos de casos confirmados. En esta sesión, el general Wolters dijo que había una posibilidad de "50-50" de que los cierres en Vicenza se extendieran, en respuesta a las preguntas del senador Tom Cotton.

La Ejercito de EE.UU. también está preparando un plan de prevención de coronavirus para ejecutar en Alemania, donde residen decenas de miles de estadounidenses y sus familias.

En lo que respecta a la Base Naval de Rota, aún no tenemos ninguna información al respecto, temiendo que si el coronavirus llegase a Andalucía Occidental, las decisiones que pudiese tomar EE.UU. serían un agravio para la economía local y regional.


Petición formal para Rota

Según ha testificado el general Tod D. Wolters en el Senate Armed Services Committee en el Capitoll Hill, hoy 25 de febrero de 2020, se ha mostrado a favor de sumar a otros dos destructores a la Base de Rota, tal y como habíamos informado anteriormente el mes de diciembre pasado

La decisión que tome el Gobierno Español será crucial, una vez llegue esta petición formal a Margarita Robles (Ministra de Defensa). Del mismo modo, el Estado tendría que tomar en cuenta los aranceles que EE.UU. quiere imponer a productos españoles, así como la dificil situación actual en el campo español, afectado igualmente por la presión de los precios de compra de grandes establecimientos o la subida del sueldo mínimo.

(Publicidad)